MINERALIS MUSEUM - LA CUMBRECITA -

jueves, 8 de enero de 2009

Tratamiento de los minerales


Tratamiento de los minerales (gemas):

De todas los minerales (gemas) extraídos en el mundo solo una pequeña proporción tiene las condiciones apropiadas para su uso en joyería, es decir un tamaño adecuado, estar más o menos libre de impurezas y tener un color llamativo. De estas tres propiedades la única que se puede modificar fácilmente es el color. Hoy en día el 90% de gemas son tratadas por distintos métodos para mejorarles el color que poseen o para cambiárselo directamente.

Tratamientos:

* Llenado
* Calentado
* Blanqueado
* Reconstrucción
* Difusión
* Irradiación
* Teñido
* Impregnado
* Relleno de cavidades
* Relleno de fracturas
* Cubrimiento
* HPHT

Llenado: Método en el cual se sumerge la gema con fisuras en caliente (50 a 60°C) y a presión en distintas sustancias: aceites (Cedro, Bálsamo de Canadá, Sésamo), resinas (prepolímeros y polímeros) y ceras, los cuales pueden ser incoloros o tener agentes colorantes, con el objeto de que el mismo penetre en las fisuras (las mismas deben llegar a la superficie en la gema), logrando así un mejoramiento del color. Ej. esmeralda y turquesa.
Calentado: Este tipo de tratamiento puede realizarse sobre la piedra en bruto o después de ser tallada, esta última es la más frecuente. El método consiste básicamente en colocar la piedra a tratar en un recipiente o crisol con arena u otro material dentro de un horno eléctrico e ir subiendo gradualmente la temperatura hasta lograr el cambio de color deseado. Otro método consiste en calentar la gema o grupo de gemas directamente lográndose también una variación del color original de la gema. Aunque existen temperaturas fijas de cambio para cada gema, la mayoría presenta bandas o rangos de temperatura en las cuales la gema puede alterar su color. Se piensa que la causa de estos cambios, es una alteración de estado de oxidación de los agentes cromóforos que le dan color a la gema. Ej. cuarzo, corindón, berilo, zircón, turmalina y zoisita. Precaución: no colocar la gema directamente a la llama por que puede estallar.
Blanqueado: Se utilizan generalmente reactivos químicos para aclarar o blanquear un material gemológico. Ej. coral negro a coral dorado, perla gris a blanca o marfil amarillo a blanco.
Reconstrucción: Proceso por el cual se logra una pieza única de mayor tamaño a partir de varias pequeñas. Ej. Ámbar (se utiliza calor y presión), ópalo.
Difusión: Método utilizado únicamente para corindones incoloros, consiste en colocar la gema tallada dentro de un crisol que posee una mezcla de óxido de aluminio y un óxido cromóforo, este puede ser cromo: si quiero obtener rubí, o hierro y titanio: si quiero obtener zafiro. Si lo caliento hasta casi la temperatura de fusión del corindón lograré que el color se difunda superficialmente, así obtengo el color deseado. Posteriormente tengo que hacerle un ligero repulido para eliminarle las marcas dejadas por el método.
Irradiación: El método de irradiación consiste en exponer a la gema a un bombardeo de partículas con el objeto de mejorarle o cambiarle el color. Este procedimiento siempre ha sido muy discutido por los siguientes motivos: su metodología (alta peligrosidad), energías remanentes que pueden quedar en la gema, y su difícil identificación por métodos convencionales. Las partículas usadas pueden ser: Rayos gamma, neutrones, electrones, protones y rayos alfa. Para ello se utilizan aceleradores lineales, ciclotrones, sincrotones, elementos radioactivos y reactores nucleares o pilas. Muchas veces se combina la irradiación con calentamiento por dos motivos: fijar el color y eliminar radiación remanente. Las gemas tratadas por este método son las siguientes: Berilo, corindón, diamante, perla, cuarzo, espodumeno, topacio, turmalina y zircón.
Teñido: Este método fue usado desde la antigüedad con el objeto también de mejorarle o cambiarle el color a las gemas. La condición fundamental es que el material a teñir sea medianamente o muy poroso para que la tintura penetre lo más profundo posible en la misma. La sustancia más usada para teñir es el hierro, que puede ser un óxido, nitrato o sulfato, estos pueden dar los siguientes colores: rojo, amarillo, verde y azul. Ej. de gemas teñidas son: Ágata, turquesa, lapislázuli, calcedonia, jade y ópalo.
Impregnado: Penetración de una sustancia no coloreada dentro de la gema. Ej. Turquesa impregnada con polímero. Su función es darle más dureza y más brillo.
Relleno de cavidades: Este procedimiento se usa para reparar defectos naturales propios del cristal, como ser huecos que llegan a superficie. Generalmente se usan resinas o vidrios para ello. Ej. Corindón, berilo, ópalo y turmalina.
Relleno de fracturas: Método por el cual se coloca un material determinado con el objeto de sellar fracturas que llegan a la superficie de la gema a tratar. El más usado es el vidrio de alto índice de refracción. Ej. Diamantes
Cubrimiento: El método consiste en colocar una muy fina capa superficial sobre una determinada gema, ya sea para cambiarle el color o aspecto, para darle mayor dureza o para aparentar otra gema. Un ejemplo típico es el llamado “Aqua Aura” que es un cuarzo incoloro recubierto de una fina capa de oro, esto produce en él un efecto iridiscente de color celeste. Ejemplos de agente cubridor son: Plástico, diamante, vidrio, barniz, acrílico, oro, plata-platino, etc.
HPHT: (High pressure and high temperature), Método de alta presión y temperatura utilizado para cambiar el color en diamantes con el objeto de mejorarlos. Diamantes de color amarillo o marrón se cambian a casi incoloros o incoloros.